Otra de Codemasters: Inventan un Nuevo Modo de Exclusividad

Otra de Codemasters: Inventan un Nuevo Modo de Exclusividad

Ya no debería sorprender; sin embargo Codemasters golpea de nuevo con otra cagada que no solo ha logrado (otra vez) enfurecer a sus clientes sino que sienta un precedente extremadamente peligroso para el futuro de los videojuegos. ¿Qué se mandaron esta vez? Les cuento:

Ya estamos acostumbrados a títulos exclusivos en diferentes plataformas: Forza en Xbox, Gran Turismo en PlayStation, Mario en Nintendo, etc... Pero Codemasters ha logrado llevar la exclusividad a otro nivel. Es que acaban de anunciar un modo de juego exclusivo en una plataforma. Sí, leíste bien. No un juego exclusivo, sino un modo de juego que solo estará disponible en una plataforma. El título en cuestión es GRID 2019, y la plataforma en cuestión es nada menos que Google Stadia, la ridiculez lanzada ayer por el gigante tecnológico que pretende prescindir de la consola en el hogar al apostar por gaming a través de streaming por internet. GRID 2019 tendrá un modo Endurance solo disponible en Stadia que permite carreras con 40 autos y cuatro clases en la misma pista.

No hay mucho para decir sobre Stadia: pinta ser otro de los productos de Google rápidamente abandonado tras mucho hype y esperanza. Es que el producto en sí es inviable por los problemas inherentes en la latencia. Porque aparte de la latencia ya conocida en otras plataformas de streaming como PlayStation Now y xCloud, al Stadia se suma la latencia del mando. El mando no está conectado con el aparato en tu hogar, sino con el servidor de Google, por lo cual todo el sisteme se vuelve injugable. Inviable por la latencia, inviable por la cantidad de conexiones DSL en el tercer mundo, inviable por los límites de banda y los altos costos de la fibra óptica en el primer mundo.

Pues basta de dudar de la viabilidad de Stadia. Este artículo se trata de otra cagada de Codemasters. ¿De qué se trata esto de tener un modo de juego exclusivo para una sola plataforma? Según Codemasters es "algo que simplemente no es posible en otras plataformas." ¿En serio? ¿Una grilla de 40 autos no es posible en otras plataformas? A ver: RaceRoom permite 99 autos mientras rFactor 2 permite 44, ambos siendo juegos viejos y con un modelo dinámico que calcula muchísimo más que las rudimentarias físicas del motor EGO. Ah, pero vos decís "eso es en PC, seguro una consola no puede". Sí, puede. Project CARS 2 permite hasta 44 autos en PS4 y Xbox y a 60fps. NASCAR Heat 4 permite 43 autos en pista en consolas.

El verso de "simplemente no es posible" es mentir descaradamente, algo que nos tiene acostumbrado Codemasters este 2019. Esto no tiene nada que ver con lo que es posible y qué no. Esto es un engaño. Es Codemasters otra vez traicionando a sus fans. Recordá que GRID 2019 en PC, PS4 y Xbox ni siquiera tiene carreras endurance con 16 autos. Omitieron por completo este modo de juego (y unos cuántos modos de juego más que estaban presentes en juegos anteriores). GRID 2019 hasta ahora ha sido un gran fracaso. Tiene poco contenido, mucho DLC reciclado de ediciones anteriores, pocos modos de juego, nadie online y encima lucha para mantener 30fps en consola. Sí, es el primer juego de Codemasters de esta generación que anda a 30fps en consola, y ni siquiera lo puede hacer bien. GRID 2019 es un cash-grab: un clásico pedazo de shovelware donde el desarrollador hace el mínimo esfuerzo y espera maximizar ganancias a costa del cliente. Si no me creés querido lector, elegí tu medio favorito y mirá lo que se dice de este juego. El rechazo hacia él es unánime.

Mas lo peor de todo esto es que confirma cuán bajo ha caído Codemasters desde que salió a cotizar en bolsa en 2018. Ya no les es suficiente lanzar algo tan roto como DiRT 4 y dejarlo morir. Ya no les es suficiente reciclar el mismo contenido y los mismos bugs año tras año con los F1. Ya no les es suficiente lanzar algo como DiRT Rally 2.0, hecho a medias, atado con alambre y lleno de DLC. No, señores, ahora con GRID 2019 Codemasters ha demostrado que quiere más. Ponen la plata dulce de Google por encima de sus clientes. Nos tiran un shovelware a todos deliberadamente reteniendo modos de juego para que puedan ganar unas libras esterlinas más con un modo exclusivo en una plataforma que nadie usará. Igual no sorprende ya que han demostrado con la debacle VR de DiRT Rally 2.0 en Oculus Store que no tienen ningún problema engañar y estafar a sus clientes. Y por qué no mencionar también que los dueños de la edición Deluxe se quedaron sin beneficios cuando salió el segundo pase de temporada que contiene las temporadas 3 y 4 de DLC.

Por suerte es el único desarrollador de juegos de autos recurriendo a estas prácticas pero crean un precedente peligrosísimo para los fanáticos de este género y la industria de videojuegos en sí. A pesar de la insistencia de Codemasters de inventar novedodas maneras de facturar somos optimistas de que estas prácticas no se propaguen en el mundo de sim racing. Porque el rechazo de los gamers hacia Codemasters, sus juegos y sus maniobras oscuras ha sido abrumador. Está claro que a este desarrollador lo único que le importa es la licencia F1. En todos sus documentos para inversores e informes financieros reitera su total dependencia de la licencia F1 para la supervivencia de la empresa. Lamentablemente sus "otras" series como DiRT y GRID se han convertido en nada más que máquinas para facturar, carentes de alma y de pasión. Lejos están los días de TOCA y Colin McRae Rally. El primer DiRT Rally fue un proyecto de feria de ciencias. Un proyecto de pasión personal que su creador Paul Coleman tuvo mucha dificultad para convencer a los trajes que se realizara. Y lo amamos, con todos sus (muchos) defectos. Porque es un juego hecho con el alma, no con la billetera. Los últimos títulos de este estudio demuestran una tremenda caída de gracia de lo que era en épocas anteriores uno de los más respetados en el mundo virtual de autos. Temo realmente qué podría llegar a inventar Codemasters en el 2020. Están prendidos fuegos últimamente. Tarde o temprano un buen baldazo de agua fría los hará cambiar de rumbo o hacerlos desaparecer. Los juegos de autos no es el mismo género que los shooters. Ningún desarrollador en este nicho puede hacerse la gran Activision o EA y sobrevivir. Somos demasiados quisquillosos, exigentes con nuestros sims. Hasta diría que somos una manada bastante jodida. No toleramos estas cosas. Codemasters está intentando hacernos cambiar de opinión pero no creo que tengan éxito y los fracasos en ventas de DR2.0 y GRID 2019 lo demuestra. Hay una fuerte resistencia a estas prácticas y esta estafa de exclusividad de modos de juego podría ser el último clavo en el ataúd de Codemasters. Perdieron el respeto de tanto los sim racers como los casuales. La vaca lechera de F1 asegura la supervivencia de Codemasters hasta 2027 y no descarto otro cash grab con un hipotético DiRT 5, pero lo seguro es que Codemasters se ha quedado con muy poco margen de maniobra fuera de F1. Anuncios como éste solo ayudan a confirmar la dirección de este estudio y su alicaída imagen. Tendrán que trabajar muy duro para recuperar la confianza. Trabajo que, últimamente, no están dispuestos a realizar. Es muy lamentable ver a este otrora querido estudio caer a este nivel. 

La Pareja Perfecta: Codemasters adquiere Slightly ...
Codemasters Extiende Licencia F1 Hasta 2027

Artículos relacionados

 

Comentarios

¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.